La historia de TUZSA (1ª parte)

En la primera mitad del Siglo XIX, Zaragoza era una pequeña ciudad de poco más de 50.000 habitantes y con unas distancias muy reducidas dentro de la ciudad, por lo que no requerían de un transporte interior de viajeros.

La llegada a Zaragoza del primer tren de la línea Barcelona-Zaragoza en 1861, Madrid-Zaragoza en 1864 y Pamplona-Zaragoza ese mismo año 1864, trajeron la industrialización a la ciudad que supuso: un crecimiento demográfico (se paso de 60.000 habitantes en 1861 a 100.000 en 1900), la expansión de la ciudad y el cambio de los hábitos de movilidad de los zaragozanos,  que fueron incrementando las necesidades de transporte para sus desplazamientos.

Los primeros vehículos utilizados para el traCoche caballos - Ripernsporte de pasajeros fueron los carruajes tirados por caballerías que ejercieron su actividad hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XIX.

Pero, mientras en Zaragoza se estaba transportando a las personas en carros, en el Reino Unido ya se habían colocado vías por las que se desplazaban los primeros tranvías tirados por caballos (los denominados tranvías de sangre).

Los primeros tranvías se establecieron en el Reino Unido en 1807 por la Oystermouth Railway, (Ferrocarril Oystermouth) en Gales. Los pasajeros eran transportados en una línea entre Oystermouth, Mubles y los muelles de Swansea (Reino Unido).

Con este sistema de vías, los animales podían arrastrar más peso gracias al bajo coeficiente de rozamiento entre los rieles y la rueda, ya que la superficie de los raíles es mucho más lisa que la de las calles y carreteras que existían en aquellos años, y eso hacía mucho más cómoda la marcha lo que hizo que este sistema se popularizara rápidamente y se extendiera por Europa.

A España no llegó hasta la década de los 70, el primer tranvía tirado por mulas se inauguró en Madrid en el mes de mayo de 1871, un año más tarde se inauguraba también el de Barcelona y el de Bilbao, y en el año 1876 lo hacía el de Valencia.

El 17 de octubre de 1884 la Gaceta de Madrid anunciaba la subasta del tranvía de interior y afueras de Zaragoza, que tendría lugar el 15 de diciembre de ese mismo año.

Foto cedida por Mariano Rodriguez

La red que se pondría en marcha debía de contar con seis líneas comenzando todas en la plaza de la Constitución (la actual plaza de España). Tres irían hasta las estaciones de ferrocarril (las de Barcelona, Escatrón y Madrid), dos hasta los puentes (el de Piedra y el del Pilar) y la restante a Torrero. El ancho de vía tenía que ser de un metro y el plazo de la concesión se fijaba en sesenta años, señalándose también las tarifas máximas.

A la subasta concurrieron –agrupados- Fernando Beltrán, Miguel Mathet y Modesto Torres Cervelló, siendo aprobada la concesión el 24 de enero de 1885. Aunque la Gaceta de Madrid habla de los tres, la concesión se realizó únicamente a nombre del último, que impulsó la creación de la sociedad Los Tranvías de Zaragoza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s