EI transporte urbano y su modernización en España, 1848-2012

El pasado martes 7 de mayo de 2013 el profesor Alberte Martínez de la Universidad de  Coruña impartió en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza la conferencia titulada “EI transporte urbano y su modernización en España, 1848-2012”. El acto fue organizado conjuntamente por la Cátedra TUZSA ‘Transporte urbano en Zaragoza’ de la Universidad de Zaragoza y el Departamento de Estructura e Historia Económica y Economía Pública de la misma universidad.

En su conferencia el profesor Martínez hizo un recorrido histórico por las diversas etapa que el transporte público urbano había atravesado en España en los últimos 150 años. Estas fueron cuatro:

  • La época del transporte caro, 1848-1895
  • El tranvía eléctrico, 1896-1929
  • Crisis, obsolescencia tecnológica y primera transición: el trolebús, 1930-1960
  • Del tranvía al automóvil: el declive del transporte público, de 1960 a nuestros días

La primera etapa vino caracterizado por los primeros medios de transporte público que se implantaron en las grandes ciudades en expansión. Fueron el ómnibus, el  rippert,  y el tranvía de sangre, que se extendió entre 1871 y 1895.

La difusión de la tecnología eléctrica supuso un profundo cambio para el transporte urbano. El tranvía eléctrico abarató sustancialmente los costes del transporte y se convirtió en un medio de masas, con profundos impactos sobre la movilidad de la población y la expansión urbanística de las ciudades. Además, las necesidades de capital y tecnología modificaron el perfil de las empresas de tranvías, que crecieron en tamaño y se organizaron siguieron los modernos métodos de gestión de comienzos del siglo XX. El capital belga realizó una contribución sustancial a la electrificación de los tranvías españoles.

GraficoViajeros1901-1930

A finales del primer tercio del siglo XX una tecnología híbrida, el trolebús, se expandió por muchas ciudades como una alternativa más flexible al tranvía. Sin embargo el declive y práctica desaparición del tranvía se explica por un doble fenómeno: por un lado el autobús con su motor de combustión interna hizo una intensa competencia al no exigir infraestructuras especiales; por otro lado la difusión de los automóviles privados por España, especialmente desde la década de los 60, hizo que disminuyera el número de personas que utilizaba transporte público. Hasta principios del siglo XXI no se recuperarían las cifras máximas de usuarios del transporte público alcanzadas a principios de la década de los 70.

GraficoViajeros_Espana_1948-2010Vicente Pinilla
Catedrático de Historia Económica en UNIZAR y Director de la Cátedra TUZSA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s