Transformando paradas de autobús londinenses en huertos

 

Monday, 17 June 2013 12:28 Álvaro Docio

Cada vez es más frecuente en el Reino Unido el movimiento social que demanda jardines y huertos comunitarios, mantenidos por vecinos y asociaciones sin ánimo de lucro, en los que las autoridades locales han mostrado su apoyo. The Edible Bus Stop es un proyecto que ha sorprendido a los londinenses residentes en la zona de Lambeth, donde han ido viendo cómo algunas paradas de autobús empiezan a ser convertidas en huertos productivos.

La idea nació de la ex-modelo Mak Gilchrist con la ayuda de Will Sandy, después de llevar años pasando por delante de la parada del bus 322 en Landor Road, próxima al hospital de Lambeth y preguntarse si se podía hacer algo para que el terreno adyacente no diera esa sensación de descuido y dejadez en el barrio. Originalmente nacido como jardinería de guerrilla cuando el ayuntamiento pensaba vender el terreno a particulares, el proyecto ha tomado otro cauce y encierra grandes ambiciones para mejorar los espacios públicos de la capital. Además se pretende mostrar que no se necesita una administración excesivamente costosa y que se debe hacer partícipes de los espacios públicos a los propios vecinos.

 

Después de repartir folletos explicativos sobre la idea de su proyecto a unos 400 vecinos de la comunidad, descubrieron que al menos 40 personas estaban dispuestas a colaborar, para convertir el camino a la parada de autobús en un huerto productivo. La iniciativa desde entonces ha sido acogida por el barrio y los vecinos han podido disfrutar de un nuevo espacio verde.

 

Hasta ahora, ya son dos paradas de autobús las que tienen su propio huerto, encontrándose la segunda en la parada H de West Norwood, también en la ruta del 322 y con vistas a futuras paradas que completen la ruta de ese mismo autobús, comenzando en Clapham Common, continuando por Brixton y acabando en Crystal Palace.

 

The Edible Bus Stop, que se nutre de voluntarios para su cultivo y mantenimiento, pretende fomentar una mejora estética del barrio, cuidando de forma escrupulosa la apariencia del jardín que custodia la parada de autobús. Este proyecto nació de la idea por la necesidad de mayor número de espacios verdes en las grandes ciudades, haciéndolas más agradables con menor presupuesto.

 

No obstante, también es importante el hecho de dar la oportunidad de conocer e interactuar con los vecinos. De esta manera se puede intercambiar conocimiento, hacer amigos y romper las barreras sociales y económicas, fomentando así un respeto hacia los espacios públicos y la participación conjunta.

 

Un buen ejemplo de estos valores se refleja en su otra instalación paralela llamada Riot of Colour, que es un jardín que fue diseñado por Will Sandy para el Hampton Court Palace Flower Show, como reacción frente a las revueltas londinenses en el verano de 2011. Se destaca por sus coloridas plantas y murales en un escenario combinado con mobiliario urbano destrozado, que pretenden mostrar cómo la naturaleza puede transformar un área desolado.

 

The Edible Bus Stop cultiva todo tipo de plantas en sus huertos vecinales, entre las que se mezclan variedades de hierbas aromáticas con verduras además de plantas silvestres, frutales y ornamentales. Además con la celebración de los Juegos Olímpicos se eligieron plantas que representaban sus colores.

 

Tomates, berenjenas, maíz, remolacha, zanahorias, judías verdes, calabacines y pimientos son algunos de los numerosos vegetales comestibles que brindan sus vívidos colores para el espectáculo visual de los viandantes.

 

Además las bayas de algunas plantas como las fresas y grosellas atraen a los pájaros como alimento, impulsando así la aparición de un nuevo ecosistema, que unido a la inclusión de hierbas aromáticas como la mejorana, melisa y hierba luisa ayuda a respirar naturaleza.

 

No menos importantes son las plantas ornamentales, como los geranios, pensamientos, violetas y capuchinas, que aportan ese toque decorativo más urbano y necesario para una justa armonía de los sentidos. Además atraen a las abejas para ayudar en el proceso de la polinización.

 

The Edible Bus Stop pretende recaudar más dinero a través de subvenciones y donaciones para generar espacios más amplios y productivos, además de expandir las paradas transformadas a lo largo de la ruta del autobús. Actualmente se está planificando la conversión de nuevos espacios en tres paradas más.

 

No dudo que poco a poco lo conseguirán .Y es que cada vez se está tomando más conciencia sobre los espacios públicos y la procedencia de nuestros alimentos naturales.

 

Fuente: British Local Food
Twitter: @blfood

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s